El gol en el Divi tiene apellido búlgaro
Slavy lleva seis dianas en sus seis primeros encuentros como jugador del Real Valladolid y es el pichichi del Grupo V de División de Honor


A pesar de las dos derrotas sufridas en casa, el Real Valladolid de Ricardo López se encuentra a un buen nivel en este inico de temporada. Así, de los dieciocho puntos posibles ha sumado doce, fruto de cuatro triunfos, que le sitúan en la tercera plaza y prueban que van a dar mucha guerra en esta División de Honor 2019/20.
Una de las sensaciones del primer equipo juvenil tiene nombre de origen búlgaro: Borislav Ivaylov, a quien conocen como Slavy, y quien ha marcado seis goles en las seis primeras jornadas, que le convierten en pichichi momentáneo del Grupo V, por delante de Pablo Fernández, del Real Madrid, y de José, del CD Leganés, ambos con cinco tantos. En esta lista también se encuentra su compañero Castri, que ha marcado cuatro goles, y está igualado con varios futbolistas pertenecientes a otros equipos.

Slavy mejora el inicio goleador que tuvieron Óscar y Víctor Socorro la temporada pasada, en la que acabaron marcando quince y catorce goles, respectivamente.  Sin embargo, el delantero de diecisiete años no ha podido superar los siete tantos de Adrián Herrera (acabó siendo pichichi con veintidós dianas) y del propio Víctor, que a estas alturas hace dos temporadas había marcado nueve (terminó con diecinueve).
El atacante natural de Huesca comenzó sus primeros pasos futbolísticos en un equipo de su ciudad, el CD Juventud Huesca, y más tarde pasó por las filas del Real Zaragoza, aunque su estancia allí no fue muy extensa y volvió a casa, en esta ocasión, a la SD Huesca. La pasada campaña, primera como juvenil, militó en el Valencia de Liga Nacional y acabó con un registro de seis goles, exactamente los mismos que lleva en el Real Valladolid en apenas seis jornadas.

El jugador de raíces búlgaras cuenta con un físico imponente. Se trata de un delantero fuerte y potente, que aprovecha el cuerpo para imponerse a los defensas en duelos o en el uno contra uno. Además, es capaz de surtir a sus compañeros y de generar ocasiones para él mismo, tal y como se ha visto en sus primeros encuentros de blanquivioleta.
Se trata de un punta moderno, intenso y capaz de presionar la salida de balón del rival, con un buen juego de espaldas y que puede participar en el juego colectivo aguantando el esférico, además de con sus desmarques. En la victoria ante el Santa Marta por cuatro goles a cero dio muestra de su talento y se convirtió en protagonista anotando dos tantos (casi tres, le anularon otro por fuera de juego), dando una asistencia y generando varias ocasiones de peligro, como ya había hecho en anteriores partidos.
 
Castri&Slavy, sociedad ilimitada
Los registros goleadores de Castri y Slavy (han hecho diez tantos entre los dos) están alejados de los dieciséis que sumaban la dupla Herrera-Socorro a estas alturas hace dos temporadas, pero sus buenos números y la buena compenetración entre ambos recuerda a la que tenían el palentino y el canario.
Estos datos se han dado, además, a pesar de su juventud, dado que los dos son juveniles de segundo año y apenas tienen experiencia en la categoría. El primero se perdió el arranque liguero por disputar dos encuentros con el Promesas a las órdenes de Javi Baraja, su principal valedor, y el segundo aterrizo en la capital castellano y leonesa tras jugar en Liga Nacional con el Valencia. Esta situación que contrasta con la que habían vivido Adrián Herrera y Víctor Socorro, que ya habían gozado de minutos en la División de Honor.

http://www.blanquivioletas.com/2019/10/16/el-gol-en-el-divi-tiene-apellido-bulgaro/