Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
SAN ANTOLIN
Coordinador
Cantidad de envíos : 14218

VI NACIONES

el Jue 04 Feb 2016, 16:08


Comienza el VInaciones,aquí os dejo un resumen de marca


Siempre es complicado pronosticar un ganador en un Torneo tan corto, 15 partidos en cinco jornadas, tan igualado que los últimos cuatro torneos se han decidido por la diferencia de puntos y con cuatro equipos de seis con claras posibilidades de victoria dado el inmenso potencial de dos de ellos, Inglaterra y Francia, la presencia del doble campeón Irlanda y las buenísimas sensaciones que dejó Gales en el Mundial.

Dentro de esa complicación aparece País de Gales como el grupo más consolidado, cuajado, hecho y definido de todos los participantes, debido a las especiales circunstancias que han ocurrido tras el Mundial. Nos encontramos con los grandes del Norte en pleno inicio de un proyecto a largo plazo, con entrenadores nuevos y muchas caras nuevas y a un actual bicampeón del VI Naciones que acabó muy mal el Mundial y a una Escocia que podríamos decir que progresa adecuadamente, pero que su rendimiento sigue con la incognita encima, no quiero pensar que sea otro falso amanecer pues ya llevamos muchos, pero a la hora de la verdad, por fallos propios o por decisiones cobardes de otros, nos quedamos fuera de todo. En cuanto a Italia, Brunel trabaja sin presión de resultados pero sí con la obligación de presentar batalla y ofrecer buena imagen; de hecho, aporta un cambio de caras a tener muy en cuenta. Todos estos parámetros me llevan a dar a País de Gales como favorito al título, y con un margen algo amplio, cosa difícil en este torneo de primerísimo nivel.

Sam Warburton y Warren Gatland, al frente de los 'dragones' galeses

PAIS DE GALES

Definitivamente hay que reconocer que Warren Gatland y sus ayudantes Edwards y Howley son el mejor equipo de entrenadores del mundo en los últimos 15 años, no sólo viendo el rendimiento de sus grupos, tanto London Wasps como País de Gales, sino por todas las innovaciones tácticas y estratégicas que han introducido en sus equipos, cómo han ido cambiando sus esquemas según apreciaban que el anterior sistema de juego se estaba quedando desfasado o ya no les valía, debido obviamente a los jugadores que podía disponer para ponerlo en marcha y que funcionase. De la nada forjaron el más increíble equipo que haya conocido el rugby profesional, los London Wasps, que ganaron tres ligas seguidas, una Heineken Cup y una Challenge, y llegaron a Gales para hacerle, de nuevo, jugar al rugby y, a la vez, ser temido. Según sustituyeron a Gareth Jenkins en el banquillo de Gales tras quedar eliminado por Fiji en la fase de grupos del Mundial de Francia'2007, ganan el VI Naciones en 2008 con Grand Slam, repiten Grand Slam en 2012 y título en 2013, jugando además muy bien, pero detectan que el sistema ya no va seguir siendo efectivo y cambian, se refugian en la defensa y en su trabajo de delantera para irse a campo contrario, ceden posesión pues ya no fluye el rugby como antes pero dominan en territorio, con Halfpenny o cualquier otro machacando al rival. Esto es lo que nosotros ya denominamos sudafricanización de su rugby, algo que además demostramos en su momento.

Yo pensé que ya se terminaba su ciclo, pero en Inglaterra'2015 me llevé una sorpresa al ver cómo habían introducido en su patrón de juego los tres fundamentos que usaban en London Wasps y que pensaba que nunca más podrían funcionar en ningún otro equipo; os los recuerdo: 1- Perfecta lectura de juego, 2- Extrema competitividad y 3, el factor clave para superar a Inglaterra en su casa, la mentalidad ganadora. Gatland los ha convertido en 'Jedis', nadie puede con ellos, las importantísimas ausencias han sido superadas, es la fuerza mental, les es completamente indiferente jugar en el Millenium o en Londres, el partido del Mundial ante los ingleses fue memorable, el que jugaron contra Australia demostró que tienen fe ilimitada en sus posibilidades, pero el que jugaron en cuartos ante los todopoderosos 'Boks' me encantó. Pocas veces ofrece el rugby esa lucha física y, sobre todo, mental entre dos delanteras, aguantar a la Sudáfrica más machacona, poderosa y fuerte que se recuerda lo hacen solo los neozelandeses. Pues estos 'Jedis' lo hicieron y sólo una fantasía impropia del rugby sudafricano por parte de Vermuelen les impidió el pase. Por recordar otro ejercicio de lo que hablamos, el Gales-Irlanda del VI Naciones pasado es brutal, el castigo al que fueron sometidos por parte de Irlanda hubiese acabado con cualquiera, menos con ellos

Tienen defensa, mucha defensa hasta el puno de conceder sólo tres ensayos en todo el Mundial; aquí está el cambio antes mencionado: mentalidad fuerte, dominan multitud de aspectos estratégicos y tácticos del juego y obtienen siempre el máximo rendimiento del grupo, superando las lesiones como nadie. Su ataque es manifiestamente mejorable, ahora es su peor arma, sólo 12 ensayos en la RWC, pero le puede valer. Primero por ellos mismos, por su fortaleza en su juego y en sus planes; y segundo, por la peculiar situación de sus máximos rivales. Por ello considero a Gales favorito al título, siempre teniendo en cuenta que cualquiera puede ganar a cualquiera en el nivel élite en el que nos movemos. Su problema es el de siempre: equipo de todo o nada, capaz de ganar o perder de cualquier forma, nos debe demostrar que puede hacer dos buenos torneos seguidos, pocas veces las circunstancias suyas y las de los rivales le serán tan favorables, la presión es para ellos ahora.

El calendario le ofrece tres partidos en casa, pero dos visitas complicadísimas, como todas: primero a Dublín para abrir el torneo y en la cuarta jornada a Londres. Siempre he pensado que quien acaba bien las dos primeras jornadas, con dos victorias, llega al final con muchas opciones, ganar a Irlanda es el objetivo para ganar el Torneo; empezar perdiendo es ir a remolque todo el tiempo, como el pasado torneo, después llega Escocia a Cardiff y se puede consolidar como candidato con dos victorias.

Greg Laidlaw y Vern Cotter, a los mandos del 'XV del Cardo'

ESCOCIA

Hace diez años Frank Hayden tomó las riendas, Escocia jugó 41 partidos y ganó 16, un 39% de victorias, pero dos Copas Calcutas, 2006 y 2008; con Andy Robinson disputó 35 partidos, ganó 15 con un 41% de ganancia; y con el interino Scott Johnson afrontó 16 partidos con 5 victorias y un 31%. En los Mundiales de 2007 y 2015 llegamos a cuartos y en 2011 no. En toda esta secuencia de años, diez en concreto y tres entrenadores, ha habido alrededor de cinco o seis falsos amaneceres del rugby escocés, y no exagero. Ha habido años muy malos de juego, pero los ha habido verdaderamente buenos, pero sin resultados que acompañaran ese aparente buen juego que se estaba empezando a desarrollar, pues la falta de puntos sangraba al rugby escocés, hacer un ensayo era toda una proeza frente a equipos como Gales o Irlanda que con asombrosa facilidad ensayaban sin tampoco jugar infinitamente mejor.

Este era el gran fallo, se jugaba pero no se remataba, ningún partido lo reflejó mejor que la Calcuta de 2012, necesitábamos un entrenador que nos hiciera ganar partidos, con independencia de jugar bien o mal, ganando llega el 'maná' del deporte profesional: los buenos resultados y con buenos resultados se va a todas partes, mientras que perdiendo, por muy bien que se juegue, no se va a ningún sitio. Vern Cotter fue el elegido, encajaba bien en lo que se necesitaba -formación de un bloque fuerte, búsqueda de juego que nos hiciese ganar partidos para consolidar la idea y al grupo, efectividad, pragmatismo-, pues con Clermont ganaba muchos partidos aunque no se correspondían a los títulos que presumiblemente debió conquistar con ese equipazo... Y llega su primer VI aciones y... ¡Cuchara de Madera al canto! tras no derrotar a Italia en casa después de ir ganando todo el partido. En 21 partidos con él, 10 victorias y un 47% de efectividad.

Como es habitual en estos equipos, dos caras distintas según estados de ánimo: en el Mundial, tres victorias con bonus y la Escocia que todos queremos ante Australia. No creo que debamos extraer conclusiones de ese partido tan raro, pero no recuerdo que se sacara tanto partido a fallos rivales como en ese, normalmente nuestros fallos son castigados de la misma forma, hay que saber buscar la ganancia en el río revuelto, hasta que apareció una decisión arbitral injusta y la triste y repetida derrota de 'El Cardo' volvió. A este respecto decir que a mí tampoco me ha parecido, ni de lejos, el señor Joubert el mejor árbitro del mundo, por citar varios mejores pondré a Jaco Payper, Cris Pollock, Nigel Owens, Wayne Barnes o Jerome Garces y la imagen que nos queda es la de verle salir corriendo hacia el túnel de vestuarios como si fuese un árbitro de fútbol de Tercera pitando en contra del equipo de casa... sólo faltaba la Guardia Civil.

Aunque fuese a equipos del TIER 2, las tres victorias en el Mundial nos dieron la suficiente fuerza mental y confianza en el trabajo propio para encarar el partido ante Australia pensando que se podía ganar, no se salió derrotado de antemano, como era normal antes. Ahí está la clave para cambiar el destino de Escocia, ganar partidos.

Cotter hace equipos fuertes, pero debe cambiar las coordinadas que usa, ya no está en un equipo de los que gana partidos fácilmente, ahora hay que trabajar mucho y maximizar las virtudes que ofrece el jugador escocés: sacrificio, lucha, brega, esfuerzo colectivo, buenas bases para crecer. El calendario es tremendo: empezar en Murrayfield en la puesta de largo del flamante 'Mesías' del rugby inglés y marchar a casa del favorito, Gales. Llegar a la tercera jornada con dos derrotas nos situaría en otro falso amanecer, ¡¡¡ impídalo Señor Cotter !!!

Rory Best y Joe Schmidth, los referentes del 'XV del Trébol', defensor del título

IRLANDA

En mi opinión, este grupo ha entrado en el rendimiento decreciente, término económico que se usa para revelar una situación en la que ya no se consigue más rendimiento de algo por más que se le eche, por más activos que se usen o se introduzcan el proceso productivo, ya no se consigue más incremento de la producción, algo que antes sí se conseguía al ir añadiendo variables que aumentaban el producto final. Me llevé algún palo antes del Mundial al señalar que Irlanda no llegaría a semifinales, era el 'rey del Norte', pero pese a esto, no llegaba al nivel requerido para las 'semis', como el resto. Los 'Pumas' pueden poner más en el campo que ellos, venía a decir en la previa de cuartos de la RWC, se vio claramente en Argentina los efectos de haber disputado cuatro años The Rugby Championship y el más flojo del Sur pudo con el mejor del Norte: no es que hubiera mejor delantera o dirección de juego, era más nivel de grupo en general, más nivel de juego; en cantidad y en calidad los superaron.

Creo que este partido ha hecho que Joe Schmitd se replantée el modelo, el grupo que ganó dos torneos seguidos con mucha autoridad y buen juego había dado todo lo que se le podía sacar y, al igual que Gatland, debe variar sus esquemas para salir del rendimiento negativo en el que, presumiblemente, puede entrar. Si se observa la convocatoria en su delantera, no hay término medio en 'caps': o jugadores muy consolidados, como Best o Heaslip con más de 80 internacionalidades, o debutantes y gente con poquísimas 'caps'. La conclusión es clara: renovación del equipo sin estridencias, poco a poco, con calma, sin romper de forma brusca con lo anterior, ya no acaparan el equipo Munster o Leinster, hay una nueva Irlanda que no va a tener la presión de repetir título. No es ni mucho menos un fin de ciclo, es otro proyecto, necesita otro plan de juego, con otras ideas manteniendo la misma base de trabajo. Ningún equipo ha conseguido triplete en la era VI Naciones, así que Schmitd ni se lo plantea, no debe añadir presión a un grupo que pretende renovar, ni la Inglaterra del 2003 lo hizo, ni la 'Gran Francia' de Laporte, ni recientemente Gales en 2013 y 13... con lo que menos podría hacerlo quien ha perdido a su 'gran líder', Paul O'Connell, y gente de mucho peso estos años como Mike Ross, Dan Tuohy, Ian Henderson o Peter O'Mahony y su objetivo es empezar otra historia diferente. Transición es la palabra que mejor define la situación, transición tranquila, pausada muy irlandesa.

En Irlanda, el 'XV del Trébol' está por encima de los clubes, el 'todos a una' ha funcionado estos años, Schmitd ha conseguido aunar todos los esfuerzos y enfocar los objetivos hacia la gran selección. Y ahora pretende seguir haciéndolo, construyendo otro proyecto con todos los convocados jugando en la isla y con contrato con la Federación, ya sale con ventaja en la construcción con respecto a Inglaterra y Francia, tiene la estructura hecha y fuerte, sólo necesita ir poniendo ladrillos para seguir compitiendo. Debe agarrarse a su nuevo esquema con Best, O'Brien, Heaslip, el funcionamiento de la conexión Sexton-Murray y el muchísimo talento que ha atesorado en los tres cuartos. Kearney debe dar un paso al frente.

Durísima primera parte del Torneo, primer partido contra Gales clave para saber si ganará o no y visita a París donde se encontrará a una Francia muy motivada patrióticamente y después a Londres, tremendo. Tramo final con Italia y Escocia. Sinceramente, no creo que lo consiga, pero muchas veces el torneo esconde una sorpresa.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.