Pasión Violeta
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Pasión VioletaConectarse

descriptionEl hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso EmptyEl hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso

more_horiz
La memoria del gran Saso
Julio Martínez presenta el libro 'El hombre que cumplió sus sueños', dedicado al legendario guardameta blanquivioleta, que también fue entrenador, secretario técnico y presidente
25.10.08 -
A. P.
| VALLADOLID

«Fue una vida exuberante y completa. Cualquiera hubiera podido firmarla». Esta frase sintetiza el pensamiento del escritor Julio Martínez, autor del libro 'José Luis Saso, el hombre que cumplió sus sueños', presentado ayer en la Casa Revilla de Valladolid. El texto versa sobre aquel portero alto y bien parecido que ocupó la portería del Real Valladolid durante entre 1948 y 1958, y y que posteriormente sería entrenador, secretario técnico y presidente del club blanquivioleta. El libro gira en torno a Saso y su biografía, pero también se adentra en terrenos teóricos con dos capítulos dedicados a la representación y las identidades de los clubes de fútbol, aspectos que siempre han interesado al autor y que al final acaban confluyendo en el inmortal Saso.
La obra repasa la vida de José Luis Saso, nacido en Madrid en 1926, y especula sobre el lugar de referencia de sus estudios primarios y de bachillerato, un dato que no ha quedado certificado. Sí existe constancia de sus estudios de Derecho, que compaginó con su ya meteórica carrera como futbolista profesional.
También se recoge su llegada a Valladolid procedente del recién constituido Atlético de Madrid, antes Atlético Aviación, la final de Copa ante el Athletic Club en 1950, el 7-0 encajado por Saso en Madrid ante el Atlético, las impagables tertulias (más recientes) en el 'As de Copas' vallisoletano...
Pero, sobre todo, lo que podría suponer José Luis Saso en lo tocante a la identidad, la representación y la memoria. Lo explicó el propio autor en la Casa Revilla. «Hay clubes como el Ajax y el Liverpool que trabajan en su identidad. El Real Valladolid, y otros muchos equipos, no tienen unas señas de identidad definidas. Aquí se podría trabajar la identidad con el recuerdo a leyendas como Saso», Porque el portero también fue la representación de una época («que olía a patatas con algo de berza», escribe) en la que parecía no encajar. «Representaba la elegancia en un mundo de pequeños. Era guapo, alto, un licenciado universitario», recordó Julio Martínez.
Javier Yepes se encargó de plasmar la figura de Saso desde el punto de vista del aficionado. «Fue uno de mis primeros ídolos cuando yo era un chaval. Saso será siempre la representación eterna del Real Valladolid»,
Carlos Suárez, presidente blanquivioleta, desgranó algunos de los puntos de la obra y lanzó algunos guiños que sólo los ya lectores del libro pudieron entender. También recordó anécdotas como una comida entre Saso, Di Stéfano, con Suárez presente, en la que Amancio sacó el asunto del famoso gol de tacón. «José Luis cortó el tema de raíz». Asimismo, evocó una frase irónica que le dijo poco antes de morir: «A ver si este año te equivocas y vas a acertar».
Luis Saso, hijo de la leyenda, recordó que su padre siempre se rodeó de buena gente.

http://www.nortecastilla.es/20081025/deportes/real_valladolid/memoria-gran-saso-20081025.html

Última edición por Morelli el Lun 27 Oct 2008, 14:17, editado 1 vez (Razón : Corrección)

descriptionEl hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso EmptyRe: El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso

more_horiz
José Luis SASO Vega ( Madrid 29/1/1926) llegó al Real Valladolid Deportivo procedente del Atlético de Madrid justamente en la temporada en la que el Pucela debutaba en Primera División (1948-49). Antes y durante 2 temporadas había jugado en la máxima categoría con el club rojiblanco madrileño, debutando en la misma el 16 de Marzo de 1947 en el Metropolitano ante el Real Murcia en un partido que acabó con empate a 2 tantos.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27798_1

La llegada de SASO al Real Valladolid coincidió también con la venida del peculiar, y hasta entonces semidesconocido, entrenador argentino Helenio Herrera. Herrera tardó en alinear a Saso de titular ya que debido a sus “manias” llegó a tener hasta 4 porteros ocupando la portería pucelana esa temporada 48-49. El debut de Saso se produjo en la 11ª jornada de lioga ante el Barcelona en un abarrotado Estadio Zorrilla. Ese día (21/11/1948) el Real Valladolid saldó con un meritorio empate a 1 la visita del cuadro azulgrana y alineó a SASO bajo los palos con Busquet, Babot y Soler en defensa, Ortega y Lasala en medio campo y Rafa, Coque, Vaquero, Peralta y Mario.
Batante problemas para salvar la categoría en el año del debut que felizmente fueron subsanados entre otras cosas por las felices intervenciones de SASO.


Con la marcha de Herrera y la llegada al banquillo de Barrios, SASO se hizo con la portería vallisoletana de manera indiscutible para firmar junto a sus compañeros una maravillosa campaña la 49-50 que llevo al equipo a la final de la Copa del Generalísimo el 28 de Mayo de 1950, en un Chamartín que se quedo pequeño para la ocasión. Lastimosamente, el mítico Zarra se encargó de darle el título al Bilbao con 3 goles en la prorroga. Nunca tuvo tanta suerte en una final copera el Athletic.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27799_4
Equipo que jugó la final de Copa del 50. Saso de pie, el tercero por la izquierda


Las siguientes 3 temporadas de SASO en el Real Valladolid, las que van de la 50-51 a la 52-53, alguna que otra lesión impidió al madrileño jugar más partidos con la camiseta blanquivioleta.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27811_2bis
Atrapando el balón en una salida en el Bernabeu, flanqueado por Lesmes I


En sus 2 siguientes campañas con el equipo hubo momentos espectaculares. Un buen día, un 28 de Marzo de 1954, el equipo en el que paraba SASO, el Real Valladolid fue capaz de remontarle al Real Madrid de Di-Stefano un 1 a 3 en Zorrilla para acabar ganando por 4 a 3, en un choque que para siempre quedara marcado con letras de oro en la historia pucelana. A decir de Ortega, maestro de maestros del periodismo deportivo vallisoletano, fueron los 5 minutos mas maravillosos de la Historia del club. Del minuto 75 al 79 de aquel partido el Valladolid fue un ciclón y el estadio una locura colectiva. Di-Stefano a poco del final estuvo a punto de amargar las celebraciones pucelanas, pero ahí estaba SASO que le sacó un par de balones al astro madridista en los últimos minutos del choque.
Además, en otro partido, SASO fue el primer portero en España en pararle un penalti a Di-Stefano. La noticia dio la vuelta al país.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27810_8
Un fotomontaje de aquel memorable partido. Saso encaja el famoso gol del escorpión de Di-Stefano


Las 3 últimas temporadas de José Luis SASO con el Real Valladolid fueron un tanto sombrías. No jugó tanto como las anteriores, pero aún conservaba bajo los palos esa seguridad y esos reflejos que le habían hecho famoso otras temporadas. La llegada de Benegas, otro buen cancerbero al club, relegó a SASO al banquillo en más de una ocasión. No obstante en su última temporada como blanquivioleta en activo aún llegó a disputar 17 partidos de liga, de una liga que daba con el club en Segunda tras 10 años en la élite. Como curiosidad y anécdota cabe decir que SASO se convirtió en entrenador-jugador en los últimos partidos de aquella temporada 57-58. Su último partido como portero en el Real Valladolid tuvo lugar en el Estadio Insular de Las Palmas un 4 de Mayo de 1958 y en el que el Pucela formó con: SASO; Pontoni, Lesmes I, Tini; Matito, García; Rodríguez I, Gallet, Badenes, Paz y Rodríguez II.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27812_2
Formando con el equipo en 1957 en el Viejo estadio

SASO defendió la portería vallisoletana en 159 partidos de Liga y en 17 de Copa.

Aunque José Luis SASO llegó estar en alguna preselección nunca fue llamado por el combinado nacional para hacerse internacional, sin duda jugar en un equipo modesto como era el Real Valladolid le perjudico.

Tras su etapa como jugador, el club confió en él para retornar al equipo al lugar que le correspondía y el Valladolid no defraudó. Se quedó campeón en Segunda División con SASO de entrenador y dando autenticas “sobas” a equipos como al Coruña al que se le endosó un 8 a 2 en el Viejo Zorrilla, el Gerona que también se llevo 8 o el Tarrasa al que se le hicieron 5 el día del ascenso a Primera. Además SASO desde su puesto de técnico se mostraba interesadísimo en aplicar los nuevos adelantos en el mundo del balompié. De ese modo el italiano Mova se convirtió en el primer preparador físico del club, ejerciendo una labor hasta ahora reservada a los propios entrenadores. La delantera apodada “los monaguillos” y formada por Morollón, Mirlo, Pereda y Beascoechea fue la sensación esa temporada.

El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27804_5
Ya como entrenador con el equipo que ascendió a 1ª en 1959.


SASO siguió de entrenador y como para jugar en Primera había que reforzarse se marchó a Sudamérica para poner en marcha lo que la prensa bautizó como “La Operación SASO” La misión: intentar contratar buenos jugadores y a poder ser económicos para las maltrechas arcas pucelanas.
El destino de ese periplo iba a ser la desembocadura del río de la Plata. SASO pasó unos cuantos días de aquel verano de 1959 viendo un montón de partidos tanto en una orilla, Montevideo, como en la otra, Buenos Aires. El resultado de su búsqueda, y posterior contratación de estos jóvenes valores, iba a ser todo un éxito para el equipo blanquivioleta. SASO se trajo al Real Valladolid a 5 excelentes jugadores, 2 uruguayos (J.C. Benítez y E. Endériz) y tres argentinos ( Solé, Aramendi y Bagneras).

Por desgracia los traspasos a los que el Valladolid se veía obligado y otra serie de infortunios hicieron que tras la aceptable temporada 59-60, SASO presentará su dimisión avanzada la campaña 60-61 donde, por desgracia, se volvió a bajar a Segunda. Para fortuna del Valladolid, antes de su marcha SASO descubrió otro joven valor el navarro Zaldúa que además de su juego iba a proporcionar al club importante ingresos con su venta al Barcelona.

Saso recaló como “mister” del Real Mallorca donde dirigió al equipo balear en 1ª División la 61-62 ( en la que le salvó del descenso) y en la 62-63 donde no pudo evitar el descenso en la promoción. Precisamente en esa última temporada visitó Zorrilla con el club bermellón para enfrentarse al imparable Valladolid de Ramallets. La gente le recibió con cariño.
Posteriormente SASO pasó a ocuparse de la Selección Nacional “B”.

En 1965 y tras una crisis económica y social muy importante en el club decidió volver al Real Valladolid Deportivo, pero esta vez en calidad de presidente. No tuvo rival en ls otras candidaturas y la afición volvió a ilusionarse con lo que prometía SASO desde la presidencia, que no era otra cosa que el retorno a Primera División. Estuvo 2 años en el cargo hasta el 67 donde dio paso a Antonio Alfonso, hombre que el mismo había traído a sus anteriores juntas directivas..

En 1969 y tras ocupar diversos cargos en la estructura deportiva del club, volvió al banquillo pucelano para intentar sacar al club de una dificilísima situación. Fue cesado y tampoco su sustituto, Gerardo Coque, logró evitar el increíble descenso a Tercera de 1970.

Nuevamente sus servicios como técnico de la casa fueron requeridos por la directiva para apagar el fuego que se había abierto en la temporada 76-77. Otra de esas “malditas” temporadas de los años 70 en las que el club siempre partía de favorito para el ascenso, pero nunca por hache o por be, lo lograba. Sustituyo a Luis Aloy y logró salvar al equipo.


El hombre que cumplió sus sueños: José Luis Saso I27807_7
Cuando se hizo cargo del equipo en 1977. Aparece en la imagen junto a Ramón Martínez, recien nombrado secretario técnico.


La última vez que SASO se puso el chándal fue en 1992-93, cuando Marcos Fernández le convenció para que se hiciera cargo de un equipo que aspiraba a subir y en el que el anterior técnico, Boronat, no acababa de hacerle arrancar. Unos meses más tarde fue sustituido por Mesones que lograría el objetivo.

A partir de entonces y hasta su muerte SASO siguió ,con intervalos ligado al club. Era fácil verle en la tribuna de los Anexos en los partidos del Valladolid Promesas de la mano de su amigo Deliciano Rueda.
El ayuntamiento de Valladolid por medio de la Fundación Municipal de Deportes le dedicó unos campos de fútbol que llevan su nombre.

SASO siempre tendrá el reconocimiento de esta afición. Su trabajo, amor, dedicación y fidelidad a unos colores no tienen precio.
privacy_tip Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.