Pasión Violeta
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Pasión VioletaConectarse

descriptionENTEEVISTA A PASTOR EmptyENTEEVISTA A PASTOR

more_horiz

entrevista muy interesante de pastor en el norte.se le ve ilusionado con su trabajo en valladolid pero parece q su etapa en el balonmano valladolid está llamando a su fin




Juan Carlos Pastor, entrenador del Cuatro Rayas Valladolid

«Los jóvenes se despistan con los triunfos, no están acostumbrados a la exigencia diaria»


Mi objetivos es sacar adelante el equipo este año. El futuro ya se verá»


03.11.12 - 18:39 -
MIGUEL A. PINDADO | VALLADOLID

Juan Carlos Pastor posa para El Norte de Castilla. / GABRIEL VILLAMIL


«Ha sido fácil adaptarme y volver a enseñar conceptos. Me motiva saber lo mucho que podemos mejorar»

«Tenemos extremos, pero nos faltan laterales. Desde Paco López no ha salido otro lateral de la cantera»

«Para este año había un proyecto interesante, con Sierra, Perales y Romero, pero todo se vino abajo y hubo que rehacer la plantilla»
.



Después de una trayectoria impecable y siempre en ascenso en los últimos 18 años, Pastor lucha ahora con el Cuatro Rayas para eludir la cola de la tabla

Valladolid. En la temporada 1995-96 tomó las riendas del banquillo del BM Valladolid como solución a los graves problemas económicos que estuvieron a punto de hacer desaparecer el club. Han pasado dieciocho temporadas desde entonces y la situación económica de la entidad se encuentra en una precariedad similar a la de hace 18 años. Por su parte, Juan Carlos Pastor se ha labrado durante estos años un historial impecable, un palmarés envidiable y un prestigio que le mantiene entre los mejores técnicos del balonmano europeo. Y un técnico con este bagaje rechina económica y deportivamente en un equipo cuyos objetivos se limitan a la supervivencia. A pesar de todo, Pastor sigue al frente del club de su vida y de su ciudad, en una de las temporadas más complicadas de sus dieciocho años en el banquillo.

–¿Qué valoración hace de estos primeros ocho partidos tan atípicos para el Cuatro Rayas?

–Empezamos la liga muy mal debido a las lesiones y ello derivó en derrotas que mermaron la confianza que habíamos adquirido en la pretemporada. Pudimos haber ganado a Cuenca o Guadalajara, pero esas derrotas también hicieron mucho daño y entramos en una dinámica de desconfianza. Tocamos fondo con la derrota ante el Huesca, pero afortunadamente el equipo fue capaz de revertir la situación, de empatar en Pamplona y a partir de ahí encadenar dos victorias consecutivas que nos ha devuelto la autoestima y la confianza. Tenemos 5 puntos de 16 posibles y es lo que hay, pero creo que estamos en el buen camino para salir del fondo de la tabla. Dependemos de nosotros y mientras sea así tendremos opciones.

–¿Que ha cambiado en el equipo para para pasar de seis derrotas seguidas a estar imbatido en los últimos tres partidos?

–Sin duda la defensa y la portería. En los últimos partidos no encajamos más de 25 ó 26 goles y con esa media tenemos muchas opciones de ganar. Estamos más ordenados y vamos de menos a más, lo cual es positivo porque creo que nos queda mucho margen de mejoría, algo que quizás no tengan algunos equipos que nos han ganado.

–¿Y qué necesitan mejorar?

–Nos falta romper el partido cuando se nos presenta la ocasión. Hemos ido por delante en varios encuentros con 3 ó 4 goles de diferencia y no hemos sabido dar el golpe definitivo. También necesitamos sacar más provecho a nuestra defensa con los contragolpes. Lo hacemos bien en los primeros minutos, pero en las segundas partes nos volvemos más conservadores. Tenemos que soltarnos. Igualmente, debemos saber aprovechar las situaciones especiales para sacar ventaja.

–¿Cómo ve a los rivales?

–No cabe duda de que salvo Barcelona y Atlético de Madrid, cualquiera puede ganar a cualquiera y ahí están los resultados. Confío plenamente en el crecimiento de mi equipo y en obtener mucho más rendimiento de los jóvenes jugadores para que puedan disfrutar de más minutos y ayudar mucho más al conjunto.

–Precisamente a partir de ahora vienen todos los huesos de la Liga.

–Sí, ahora tenemos a Barcelona, Atlético, Ademar, Aragón... pero tenemos que competir ante todos, hay que plantar batalla a todos porque ya se ha visto que en cualquier cancha salta la sorpresa.

–Y la Copa del Rey....

–Es una competición que con el nuevo formato ha tomado otro cariz y estoy convencido de que la gente quiere ver la Copa en Huerta del Rey, pero para eso hay que ganar primero en Sagunto. Y no será fácil.

–Lo que más le ha sorprendido de su equipo...

–Que son un excelente grupo, muy buenos chicos, que han luchado para salir del pozo y ganar. La diferencia está en la madurez. Los jóvenes se despistan con las victorias, tienen problemas de atención y les cuesta asimilar los conceptos. Hay que bajarles de la nube porque no están acostumbrados a una exigencia diaria. Si quieren estar en la elite tendrán que entrenar como profesionales, pese a que tienen una escasa compensación económica, pero tienen que ser profesionales en el trabajo diario y en cada entrenamiento. El que lo consiga, tendrá muchas posibilidades de triunfar en este deporte.

–¿La llegada del portero Héctor Tomás ha sido decisiva?

–Ha dado tranquilidad y regularidad, pero le costó entrar porque llevaba cuatro meses sin jugar. También fue positiva su llegada porque liberó de presión y responsabilidad a César, que ya no tiene encima el peso del equipo. El otro día, en Palma del Río, César jugó prácticamente toda la segunda parte porque Héctor tenía problemas intestinales y lo hizo muy bien.

–¿Los problemas económicos del club afectan a la plantilla?

–No. No deben afectar. La gente entrena y hasta el momento no nos hemos visto afectados por esos asuntos. Estamos demasiado preocupados por las derrotas y el mal comienzo de temporada como para preocuparnos de otras cosas.

–¿Es duro pasar de jugar por los puestos de honor a luchar por evitar el fondo de la tabla?

–Soy un entrenador de balonmano, un hombre de club, no un alineador. Para mí, ha sido fácil adaptarme y volver a enseñar conceptos para sacar el máximo rendimiento a cada jugador. La calidad de la plantilla no es la misma que en estos años de atrás, pero me motiva saber que con trabajo y dedicación diaria podemos mejorar. El techo del equipo está aún muy lejos.

–El público pide gente de la cantera y ahora que la tiene a raudales no acude al pabellón...

–No se puede contentar a todos. El público quiere que su equipo gane y si es con jugadores de aquí, mejor. Creo que la crisis ha dado un zarpazo muy grande a la masa social y eso es comprensible. Pero somos de Valladolid y estoy convencido de que si el equipo sigue esta trayectoria ascendente habrá más aficionados. En la calle tenemos mucho más apoyo, más ánimos.

–¿Hay cantera suficiente en Valladolid para mantener al equipo?

–Ese es un problema porque faltan jugadores en algunos puestos. Tenemos muchos extremos, pero nos faltan laterales. Desde Paco López no ha salido otro lateral de la cantera. Hay chicos muy jóvenes que apuntan, pero... ¡ojalá lleguen!

–¿Villa de Aranda, Palma del Río... el futuro del balonmano pasa por los equipos pequeños?

–Eso es tradicional. El balonmano ha triunfado en ciudades pequeñas donde apenas había otros deportes. Cuenca, Huesca, Ciudad Real, Logroño, Pontevedra, Sagunto, Antequera, etc, son claros ejemplos. No hace falta tanto dinero para hacer un equipo de balonmano.

–¿Que necesita el Cuatro Rayas para sorprender en la segunda vuelta?

–No tener lesiones y confiar en lo que hacemos. También, mejorar y adaptarnos a la defensa 5-1 porque nos ofrecerá más variedad. El rendimiento con los diferentes tipos de defensa será fundamental. Y ya puestos, un mayor respeto arbitral. Es más fácil pitar a un club pequeño y ahora con la igualdad que hay, una decisión cambia un partido. ¡Ah! Y por último el apoyo de la grada con el entusiasmo del último partido con el Granollers, aficionados de club, de los que siempre animan y meten presión al rival.

MIOBJETIVO ES SACAR ADELANTE EL EQUIPO ESTE AÑO

Con dieciocho años en el banquillo, un palmarés extraordinario y un caché muy importante, la continuidad de Juan Carlos Pastor en un club con graves problemas económicos es un lujo. Todo el mundo confía en su capacidad para sacar petróleo de una plantilla de circunstancias y de sentar las bases del nuevo BM Valladolid, pero dadas las complicadas circunstancias del club la continuidad del técnico es también tema de debate.

–El presidente Dionisio Miguel no se presentará a la reelección. ¿Tiene ligado su futuro al del presidente?

–Tengo contrato hasta el 2014 y no cabe duda de que la relación con mi presidente es excelente. Hablar de futuro es muy complicado en el mundo del deporte. Mi objetivo ahora es sacar adelante este año al equipo. En el futuro, lo mismo otro presidente no cuenta conmigo o yo no cuento con él. Es hacer futuribles y especulaciones. En este mundo del deporte no se deben cerrar puertas. Lo que sí tengo claro es que nunca seré un problema contractual para el club porque reconozco que los objetivos principales son reducir la deuda para que el club sea viable y sacar adelante el equipo en el aspecto deportivo.

–¿Se arrepiente de no haber aceptado alguna de las ofertas que ha tenido de clubes de campanillas?

–Jamás. Solo ha habido una oferta firme en estos años y fue del Barcelona en la temporada 2006. Pero en aquel momento el proyecto deportivo del BM Valladolid era muy interesante. Habíamos ganado dos veces la Copa del Rey y finalistas en la Recopa. Tenía muchas razones para seguir en Valladolid: Había un equipo muy competitivo, me querían aquí, la escolarización de mis hijas y además me jugaba las Olimpíadas de Pekín. Aquel no era el momento.

–¿Pues ahora el proyecto deportivo no se parece en nada a la de esas épocas?

–A mitad de la temporada pasada contábamos con un proyecto muy interesante. Teníamos a Perales en plena recuperación, a Sierra y a Romero, que se iba a quedar con nosotros. La espina dorsal del equipo. Pero comienzan a caerse los patrocinadores, se rompe por completo el grupo y hubo que volver a rehacer un equipo. Creo que no era el momento de marcharme. Soy de Valladolid, este es mi club de toda la vida y hay que estar a las duras y a las maduras. Pero también es cierto que necesito competir y soy un entrenador de proyectos deportivos.

–¿Tiene futuro el BM Valladolid?

–Por supuesto que sí. Ahora bien, pasa por reducir la deuda o bien refinanciarla con Hacienda y por ahora se está recortando de la parcela deportiva para pagar la deuda.

CUIDADO CON LOS RUSOS

España es la sede del Mundial 2013 justo en un año en el que el balonmano nacional está a punto de desplomarse. Hace ocho años, en Túnez, Juan Carlos Pastor se proclamó campeón del mundo. En aquel 2005, la selección habían pasado por el BM Valladolid, por las manos de Pastor. Ahora, el equipo nacional está compuesta por jugadores del Barcelona, dos del Atlético y el resto milita en el extranjeros. «Eso es normal. Hasta ahora solo Alemania, España o Rusia tenían a sus jugadores en sus propias ligas. En España la crisis ha azotado a los club y la gente se ha buscado la estabilidad fuera. Aquí ahora no hay dinero para pagarles. Pero eso no solo pasa con el deporte, creo que es algo general». Pastor reconoce que el Mundial 2013 no llega en el mejor momento para el balonmano español, pero confía plenamente en la selección española, «como equipo anfitrión, España tiene que alcanzar como mínimo las semifinales. No es un torneo de la regularidad. Si haces una buena primera fase, el cruce de octavos será benévolo y el vital será el cruce de cuartos». Y el técnico vallisoletano ve como favoritos a Dinamarca, Francia, Croacia y España aunque advierte que «hay otros equipos que no ganarán el título pero te pueden dejar fuera de la competición como Polonia, Hungría o Alemania y Rusia, ¡mucho cuidado con los rusos!».

descriptionENTEEVISTA A PASTOR EmptyRe: ENTEEVISTA A PASTOR

more_horiz
Es un lujo tenerle en este equipo. Disfrutémosle mientras podamos.
privacy_tip Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.