Para los aficionados al alpinismo la subida al K2 es conocida como la que probablemente sea la más dura del planeta, trono sólo disputado por el Annapurna y el Nanga Parbat.

O al menos así era hasta ahora, pues aprovechando la victoria frente al Getafe me he propuesto cuantificar las dificultades que tiene el Real Valladolid de Sergio González para ganar un partido de fútbol.

Empezaremos con una pequña aclaración y es que dejaremos de lado de las estadísticas la Copa del Rey, ya que al enfrentarse equipos de distintas divisiones se pueden distorisionar los resultados. Lo cierto es que hemos cumplido contra los equipos de tercera división contra los que contamos nuestros partidos por victorias con un flamante 2 de 2. Contra los segunda b al cabo de los 90 minutos hemos empatado los 3 partidos disputados hasta la fecha, si bien hemos pasado siempre de eliminatoria ora en la prórroga, ora por penaltis. Contra los segunda ganamos ida y vuelta al Mallorca y perdimos contra el Tenerife. Por último contra los primera contamos con 2 derrotas y un empate. En resumidas cuentas, dejar la Copa fuera de este pequeño estudio es una pequeña ayuda que nos permitimos para mejorar las cifras de nuestro entrenador y es que solamente los partidos contra los tercera y una eliminatoria a doble partido contra un Mallorca recién subido de segunda b que se presentó con los suplentes y que a la postre acabaría subiendo a primera le salvan de realizar unos números absolutamente catastróficos.

Sergio cumplió 100 partidos de Liga al frente del Real Valladolid en primera división contra el Real Madrid y por entonces contaba con 23 victorias. Estos son los peores números de la historia de todos los entrenadores que han "aguantado" 100 partidos en un mismo equipo de primera división. Por lo que a mí respecta, puede pasar a firmarlos cuando quiera con sus amigos de los medios nacionales como testigos.

Y como hablar de números no es insultar ni nos convierte en enemigos ni nace de un odio irracional hacia su persona aunque se empeñen en disfrazar las cifras de ataques, seguimos.

Actualmente suma 102 encuentros al frente del equipo y el contador de victorias se eleva a 24. El destrozo es tal que necesitaría meternos en Champions para igualar en una sola temporada la media histórica de victorias del Real Valladolid. Sergio logra un 24% de victorias, 35% de empates y 41% de derrotas. Tendría que ganar 21 partidos, no empatar ninguno y perder los 17 restantes para alcanzar el 32% de victorias, 26% de empates y 42% de derrotas que marca nuestra media histórica, logrando por tanto 63 puntos en 38 jornadas de Liga, lo que le auparía a un puesto entre el tercer y el sexto clasificado en las 10 últimas ligas.

Dicho de otra forma, hasta que nuestros caminos se cruzaron el Real Valladolid venía ganando uno de cada 3,14 encuentros, mientras que Sergio consigue una victoria cada 4,25 partidos.

Analizando cada una de las temporadas de Sergio por separado, podemos sacar nuevas conclusiones.

En la temporada 18/19 ganó 10 partidos. El primer partido del Real Valladolid fue el 17 de agosto y el último el 18 de mayo lo que son 274 días. 274 entre 10... ganaba un partido cada 27,4 días.

Su segunda temporada estuvo marcada por el parón de la Liga por la pandemia de COVID-19. La 19/20 comenzó un 18 de agosto para los de Sergio y hubiera terminado un 17 de mayo. En total 273 días en los que consiguió 9 victorias. Esto arroja una media de una victoria cada 30,33 días.

En la temporada actual, la 20/21, tuvimos nuestro bautismo de fuego el 13 de septiembre, prácticamente un mes más tarde de lo habitual; el último encuentro tuvo lugar el 6 de marzo. En un total de 174 días el contador se encuentra en 5 victorias. Esto supone un partido ganado cada 34,8 días.

Si sumamos los días por un lado (721) y las victorias por el otro (24) y los dividimos tenemos que la media de Sergio es ganar un partido cada 30,04 días con la particularidad de que cada año es peor que el anterior. Esto equivale efectivamente a ganar un partido al mes.

Entrando en matemática predictiva por la cuenta de la vieja, si seguimos la progresión de las 3 temporadas, en la 20/21 ganaremos un total de 8 partidos y si seguimos con el ratio de victorias vigente en la temporada presente, obtenemos también una predicción de 8 victorias a final de temporada. Si serán estas 3 victorias más en lo que resta de temporada suficiente para salvarnos, está probablemente en el límite. Si logra una o dos más a mayores podemos contar con seguir en primera. Por lo visto hasta ahora, lograr más de dos victorias "extra" de aquí al final... es ciencia ficción.