Cuanto más oigo hablar a Robert Moreno más convencido estoy de que más que no echar a Sergio, lo que quería Ronaldo era no traer a este tío.

No deja pasar una oportunidad para demostrar su total carencia de luces, ni cuando gana ni cuando pierde y tiene pinta de ser el típico que aquí cae fatal desde el primer día. No creo que hubiera durado la paz social ni una semana con un personaje de este calibre al frente.