Una más del ínclito. El futbolista más desequilibrante de la plantilla y lo tiene de adorno. Como lo de jugar por segundo partido consecutivo con dos delanteros como extremos. Es un suplicio.